¿Qué vías de comunicación deberían usar los reclutadores?

¿Qué vias de comunicación debería utilizar los reclutadores?

Adaptarse al entorno 2.0 en el ámbito de los Recursos Humanos no es una tarea fácil. Las redes sociales están cobrando cada vez más protagonismo a la hora de realizar las tareas de reclutamiento. Sin embargo, cuando nos encontramos en pleno proceso de selección, la forma de ponerse en contacto con los candidatos debería de seguir siendo más 1.0. Esto evitaría que, muchas veces, ese afán por la modernidad nos haga ser tan fríos e irreverentes ante lo realmente importante en el proceso: las personas.

 

¿Son las redes sociales una buena herramienta para contactar con el candidato?

Las redes sociales son una de las mejores herramientas para la búsqueda de candidatos, pero no como medio de comunicación una vez que hayamos establecido contacto previo, y queramos tener un proceso de negociación.

Desde el punto de vista del reclutamiento, gracias a las redes sociales podemos:

  • Publicar ofertas de empleo
  • Buscar y evaluar candidatos: realizar un análisis de su liderazgo, su motivación, habilidades y aficiones personales.

Si estamos interesados en el perfil de un candidato, y no tenemos más datos que su perfil en cualquier red social, pueden ser, esta, una vía para la primera toma de contacto.

 

¿Cuáles son los mejores medios para ponernos en contacto con los candidatos?

Se entiende que para llegar a cabo una negociación, la mejor forma de llevarla a cabo es el cara a cara. Sin embargo, las nuevas tecnologías y las aplicaciones móviles como Whatsapp están haciendo que los departamentos de Recursos Humanos opten, de forma entrometida, a comunicarse con el candidato a través de esta vía. Si no se pudiera hacerse personalmente, o bien se quiere comunicar la decisión tomada en el proceso de selección, las mejores formas de hacerlo son:

  • Teléfono: es la mejor vía de comunicación pero últimamente está en detrimento a favor del email. Llamar a un candidato para comunicarle que no ha sido seleccionado en un proceso de selección puede tener consecuencias emocionales en el candidato. Y no, no por el rencor o la disconformidad que pueda generar, sino porque aquello que tendría que ser una práctica común, es hoy en día, inusual. Pruebe a llamar a un candidato, se sorprenderá tanto que se la caerá hasta una lagrimilla de la emoción.
  • Email: Es frío, sí, pero según qué cosas es práctico. Si lo que se desea es contactar con un candidato para fijar un día y una hora para realizar la entrevista, una llamada telefónica no cuesta nada. No hacerlo es sinónimo de ¿vaguería, vergüenza o ahorro de teléfono?
  • Skype: Es la mejor opción siempre y cuando se realicen procesos de selección es los que las partes no puedan desplazarse ambas partes a un punto común.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *