Por qué las restricciones para menores en webs son inútiles

Por qué las restricciones para menores en webs son inútiles

¿Alguien se ha parado a pensar lo absurdo de las restricciones para menores de 18 años en las webs? Sí, ese enorme banner que te asalta al acceder a algunas páginas cuya finalidad es introducir tu fecha de nacimiento para corroborar si eres mayor de edad. ¡Súper útil!. Según la ley, las webs como soporte promocional relacionadas con alcohol, tabaco o sexo deben alertar previamente de su contenido para evitar el acceso en caso de ser menores de edad. Todo es entendible, pero ¿realmente algún menor se achantará ante tales mensajes?

 

Existen dos tipos de avisos que, principalmente, interrumpen y restringen la navegación:

  • El botón en el que solo tienes que pulsar “Si, soy mayor de edad” para poder acceder a la información. Por lo general, viene acompañado de esa misiva alarmante que paraliza tu pantalla y te dice: “¡Un momento, necesitamos saber si eres mayor de edad!”. Lees eso y te genera una sensación entre miedo y sorpresa pero, sin duda, provoca ese efecto-madre de: “Niño, no toques eso”. ¿Y qué hace el pequeño? ¡Lo toca y lo vuelve a tocar! Con este control, en las webs sucede lo mismo. Un simple golpe de clic separa lo inaccesible de lo deseado. Y qué hace el niño: “Sí, soy mayor de edad”. ¡Hay que ser tonto para mentir!
  • Las casillas donde introduces tu fecha de nacimiento. Esto ya requiere un poco más de concentración, y de pensar. Al principio, cuando nos pilla desentrenados, todos introducíamos correctamente la fecha real. Le echábamos nuestro tiempo buscando los números en el teclado. Pero ahora…¡Ahora ya no hay quien nos pare! Ahora los dedos nos va a la velocidad de la luz y pulsamos a boleo los números como si fuéramos cajeras de supermercado. Ya te da igual decir que has nacido en Marzo de 1930 o en Diciembre de 2004. Lo único que deseas es que ese banner se esfume, y seguir tu navegación. Y el niño un poco espabilado…¡hace lo mismo!.
Control menores en Vice

Restricción de menores en la web Vice

 

Situación diferente es cuando quieres ver el último capítulo de Bob Esponja en alguna plataforma de descarga directa de series a través de la red. Aquel que consiga sobrevivir y esquivar los pop-ups llamativos de desnudos y actos sexuales que involuntariamente te avasallan, ese ¡es un héroe!. Porque solo faltaba que al final de ese tortuoso camino te saltará el banner y te preguntara: “¿Eres mayor de edad?”

Todo esto es una breve reflexión sobre hasta qué punto nuestros pequeños están a salvo de los contenidos explícitos de las webs. ¿Es realmente efectivo el control parental? ¿Debería realizarse un rastreo más exhaustivo de estos portales webs y endurecer la ley para que nuestros menores no tengan acceso a estos contenidos?. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *