Normas básicas de comportamiento en Whatsapp

Normas básicas de comportamiento en Whatsapp

Más de quinientos millones de usuarios utilizan esta aplicación diariamente. Whatsapp se ha instalado, no solo en nuestros teléfonos móviles, sino también en nuestras vidas. Nos ha cambiado radicalmente. Todos, en mayor o menor medida, somos víctimas de la Whatsappitis, esa enfermedad adictiva que genera la propia aplicación, y que nos hace estar más pendiente de nuestro Smartphone. No podemos vivir sin Whatsapp porque, entre otras cosas, sentimos estar comunicados con el resto del mundo, y por lo tanto, activos y vivos, además de generarnos un ahorro en nuestro gasto telefónico.

Sin embargo, existe una pequeña línea que separa el modo práctico de empleo, y el cómo afecta individualmente a las personas, siendo víctimas o causantes de conductas avasalladoras o de dependencia. Para que esto no ocurra, hay que tener en cuenta las normas básicas de comportamiento en Whatsapp.

 

Reglas básicas de comportamiento del buen whatsappeador

1. Es de buena educación contestar a los Whatsapp que nos envían, salvo a los típicos memes y videos graciosos cuyo objetivo no es otro que ocupar espacio en nuestros móviles. No es necesario que contestemos al instante, porque debemos de tratar de no estar enganchados, pero si tenemos tiempo y recibimos la notificación es conveniente no esperar muchas horas, incluso días, para contestar (máxime cuando estas pendiente de otra persona). En momentos inoportunos (estar reunidos, en el gimnasio, en una reunión o cena familiar…), pospondremos la respuesta sin demorarla en el tiempo.

“El no contestar implica ignorar a la otra persona, quizá no sea este el fin, o quizá sí, pero dice mucho de las personas, e implica una mala educación”.

2. Contestar al Whatasapp mientras se está comiendo en compañía o durante una reunión es vulgar. Para algo se utilizó el “modo avión” o el “no molestar”. Utilicémolos.

3. Para temas importantes y/o urgentes, mejor llamar o tratarlo en persona. ¿no cuesta nada, verdad? Hay asuntos que son breves y con una sola llamada se solucionan de forma rápida. En temas más peliagudos como los laborales o sentimentales que, probablemente, implican más tiempo o explicaciones, mejor mantener una conversación hablada, o quedar para hablarlo personalmente. De esta forma, no daremos lugar a malinterpretaciones, pues muchas veces desciframos a nuestro antojo aquello que leemos. Y de aquí a una discusión, no te escapas.

4. Cuando es el cumpleaños de un buen amigo, o familiar, llámale. Una breve y cordial llamada vale más que mil Whatsapps. Y… ¿qué mejor detalle para celebrarlo? Seguirás creando vínculos afectivos que durarán años.


whatsapp5. En Whatsapp la brevedad y el ser concisos se premia.
La aplicación no está para mantener conversaciones largas. Es decir, si nos aburrimos y queremos hablar con alguien, descuelga el teléfono y habla. No aburras contando tu vida a través de muchos mensajes cortos y breves que vuelven loco al personal con soniditos estridentes. Por mucha agilidad en los dedos que hayamos adquirido con el manejo del teclado, no podemos contar nuestra vida a través de esta aplicación. Cuando sólo disponíamos la opción de enviar SMS lanzábamos el mensaje clave en 160 caracteres ¿Por qué ahora no podemos ir al grano en nuestro mensaje?

6. Ten en cuenta la hora a la que envías los mensajes. La gente acostumbra a dormir por la noche, por lo que respeta las horas de sueño.

7. Mucho cuidado con los grupos de Whatsapp. Los grupos aportan la gran ventaja de estar conectados al mismo tiempo con mucha gente y mantener tu vida social activa, pero el uso excesivo termina convirtiéndose en una tortura ya que se suelen generar conversaciones insulsas difíciles de seguir. Es una buena opción mantener silenciados estos chats para no recibir un exceso de notificaciones.

8. El envío abusivo de mensajes con memes y videos, aburren. Lo que antes mandábamos en el Power Point a través del email, ahora lo hacemos a través de Whatsapp. Sinceramente: lo poco gusta y lo mucho cansa, y, como toda moda, terminará muriendo.

 

Estas son algunas normas básicas de comportamiento del buen whatsappeador. Las propuestas son infinitas. Ten en cuenta que, además de seguir estas reglas, hay que prestar atención a la foto de perfil y al estado, pues es la carta de presentación de uno mismo, así como estar pendiente de aquello que enviamos a través de esta aplicación, y de no torturarnos día y noche con la última hora de conexión que tantas relaciones ha roto. Al fin y al cabo sabremos comportarnos de forma madura y coherente, ¿No?

 

©Derechos de foto de Fllickrcc

Un Comentario

  1. Estoy de acuerdo con lo que dices, enfatizando en la parte que dices “sentimos estar comunicados con el resto del mundo”, porque el whattsapp no es la única forma de estar comunicados con el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *