¿Cuánto dinero cuesta ser hipster?

Cuánto cuesta ser un producto hipster

La cultura hipster, asociada a los años 1940, y que muchos no conocían hasta hace dos días, ha dejado de ser una corriente social que persigue estilos de vida alternativos, para ser un producto o marca de marketing. Los hipster, aquellos que reniegan de lo comercial, son auténticas máquinas de hacer dinero. Tanto es así que estos ya tienen su propio logotipo identificativo, el bigote o mustache, que impera en sitios tan variopintos como camisetas, bisutería y hasta etiquetas de vino o cerveza.

 

Logo hipster

 

Las 4P’s del hipster

El pijerismo moderno cuenta con todos los factores para triunfar en el mercado:

  • Un buen producto, con unos rasgos perfectamente definidos (música independiente, moda…).
  • Una buena publicidad que hace que, a través del boca a boca, sea un término que tengamos ya en nuestra jerga diaria, y sea una tendencia deseable. También las redes sociales son un factor clave.
  • Una buena distribución, en todas las ciudades encontramos núcleos urbanos donde encontrar esta tribu donde Malasaña (en Madrid), y Gràcia (en Barcelona) se impone como máximo referente en España.

Pero… ¿qué hay del precio hipster?

 

¿Es el hipster un producto exclusivo o económico?

  • Moda: Para ser un verdadero hipster hay que conocer marcas como American Apparel, Vans, Victoria, Pacsun o Urban Outfitters… Está muy relacionado con lo vintage y aquellas prendas de segunda mano, pero muchas veces lejos de parecer tiradas de precio, resultan ser caras. Así por ejemplo, eligiendo un modelo simplón a base de unos pantalones slim desgastados puede costarnos 130€, una camisa desaliñada 70€, y combinarlas con las New Balance ronda los 100€.
  •  Accesorios: Las gafas de pasta, incluso sin graduación, son un signo distintivo. Para el sol, el estilo Ray-Ban es un imprescindible. Las Ray-Ban Original Wayfarer rondan los 100€. Pero el último boom son las gafas de madera, donde encontramos marcas con un amplio abanico de precios: desde las más caras, las de Yoshihisa Yabuuchi (1200 € aprox) hasta unas Shwood (que además son eco-friendly) o Woodglass que rondan los 120€.

Gafas Madera

 

  •  Tecnología: un smarthphone o tablet son una prologación del brazo de todo hipster. Pero no cualquiera vale. La última versión del iPhone 5 (desde 700€), el MacBookPro (desde 1350€) es lo más trendy en este mundo “no comercial”. Para los amantes de la lomografía, las cámaras antiguas son un fetiche. Puedes conseguir una por 200€.

Lomografía hipster

  • Música: Los grupos musicales que nadie conoce son lo que ahora se lleva.  The Black Keys, MGMT o Arcade Fire son cabeza de cartel de muchos festivales indie en los que los hipster se dan cita. Los festivales son fuentes de ingresos, y por eso, cada vez  se celebran más en cualquier época del año, en cualquier ciudad. Pero no son baratos. El abono para asistir al Primavera Sound ronda los 160€, el FIB (150€) e incluso paradójicamente el Low Cost tiene un precio aproximado de 60€. A ello hay que sumarle los desplazamientos, alojamiento y manutención.

 

  • Estilo de vida: como buenos amigos del medio ambiente, la bicicleta es su fiel aliado, y si son de los 50 más. A través de la marca inglesa Brick Lane Bikes puedes conseguir una a partir de 1000€ la más económica. También los monopatines de toda la vida, ahora renombrados como longboards o Pennys, hacen furor. Estos rondan los 100€.

penny-hipster

  • Gastronomía: prima lo “Pinteresante” (carne de cañon de Pinterest), ecológico, rural. Al hipster el gusta tirar de wifi de Starbucks siempre que venga acompañado de un cupcake o tarta de zanahoria. Precio de tal desayuno 10€ aprox. Incluso ya hay locales tuneados solo para esta moda.

 

Echando cuentas…

Si quisiera, por un día, tener una apariencia hipster, vestir con un look sport-desaliñado, usar un iPhone último modelo, asistir a un festival (con su alojamiento, desplazamiento…), y además poder desplazarme en una bici y plasmar fotográficamente al estilo vintage el bruch ingerido, podría costarme alrededor de 4000€. ¿Merece la pena?

Teniendo en cuenta que lo hipster como marca ya ha alcanzado su madurez en el mercado, lo próximo es observar su decadencia y ver como poco a poco la gente comienza a renegar de lo que ahora, para ellos, es algo cool, y alejado de toda tendencia.

 

El hipsterismo es una moda cara, rentable, pero con clara fecha de caducidad.

 

©Derechos de foto de Fllickrcc

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *