Aspectos que un entrevistador laboral debe cuidar

Aspectos que un entrevistador laboral debe cuidar

No soy experta en Recursos Humanos pero, cuando has realizado muchas entrevistas de trabajo, te das cuenta la infinidad de personalidades que se te plantean al otro lado de la mesa. Los identificas rápidamente. Sabes diferenciar los que son humanamente profesionales, los que viven en el mundo real, de los que están realizando un papel para justificar su trabajo. Hay aspectos indiscutibles que hay que cuidar. Aunque muchos parecen evidentes, siguen sucediendo en las mejores y peores empresas.

1. Cuida tu apariencia. Obvio, ¿verdad? No lo es tanto, cuando aún vas a entrevistas y te topas con hombres de traje, con la corbata tan perfectamente colocada como el borracho de las bodas. Seguro que dentro de poco, me encuentro a alguno con ella en la  cabeza. No te emperifolles con un traje, si en tu día a día laboral no vas así vestido. Tu imagen es la imagen, en ese momento, de la entidad para la que trabajas.

2. Controla la comunicación no verbal. Aunque no lo creáis aún hay personas que te hacen la entrevista espatarrados o con la cabeza apoyada sobre el brazo. Da sensación de que te aburre, y si es así, por favor, no hagas perder el tiempo al candidato.

3. Sé puntual. Puede que surja cualquier imprevisto, pero si el aspirante es puntual, incluso llega cinco o diez minutos antes, no le hagas esperar. Es importante que el lugar donde esté esperando sea lo suficientemente confortable para que tu entrevistado afloje los nervios. Ubícalo en algún emplazamiento donde no pueda oír los chascarrillos del resto de trabajadores de la empresa. Escuchar que la secretaria se ha hecho un análisis de orina, da muy mala imagen.

4. Elige bien dónde se va a desarrollar el encuentro con el candidato. No elijas el peor antro, cubículo infrahumano con el fin de que no te molesten. Cuanto más amplio y que corra el aire mejor. Si es en el propio despacho, que esté limpio y recogido. En una ocasión, un entrevistador tenía su habitáculo lleno de jamones. No, no era una empresa de embutidos. ¿Sabéis la imagen que me llevé de allí? Lo menos que se me pasó por la cabeza era el hambre que me devoraba esa situación. De ahí, en adelante, pensé de todo.

5. Ten un control de lo que publicas en las redes sociales. Si los entrevistadores acuden a medios como Facebook, Twitter o Linkedin para saber más sobre el candidato, ¿por qué este no va a poder hacer lo mismo de la persona que le va a entrevistar? Tan sólo con googlear el nombre de la persona que te cita puedes saber cuántas borracheras al mes acumula o qué vida amorosa tiene. He visto verdaderos documentos gráficos que me han impactado tanto que, a la hora de ir a la entrevista, he tenido, literalmente, que contener la risa (como poco).

6. Repasa el curriculum antes de que llegue el entrevistado. Parece algo elemental, pero hay gente que siempre se salta este paso.  Si, por lo que sea, tienes tantísimo trabajo que no te ha dado tiempo a ojear los méritos del candidato, crea empatía con él. Se amable.

7. Ponte al día del puesto que se requiere. Si te de igual que el tío que tienes enfrente se presente al puesto de ingeniero aeronáutico, como de domador de monos, no seas tan evidente. Son diferentes puestos, diferentes funciones, y diferentes personalidades. Si no tienes ni idea de las funciones del puesto, empápate antes. Habla con el departamento correspondiente para saber cuáles son las funciones. Os aseguro que el 90% de los entrevistadores con los que me he topado, no lo han hecho. El otro 10% han consultado Google, y han largado una pregunta artificial.

8. Evita las preguntas de manual. Si no quieres contestaciones banales, no hagas preguntas insustanciales. En la que situación actual que vivimos, no tienen sentido. Hay que adaptarse. Crea un diálogo. No es ir de colega, pero sí crear un ambiente de conversación, y relajado donde se repasen los aspectos más importantes de la vida profesional de una persona.

3 Comentarios

  1. En el punto 1 podemos cambiar al señor del traje por la señora ó señorita con la camisetita de tirantes y tatuaje o con jersey gordo con pelotillas, según la estación, que te mira de arriba a abajo al recibirte cuando te presentas a una entrevista para un puesto comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *