7 reglas de supervivencia a las cenas de empresa

Guia de supervivencia a las cenas de empresa

Una cena de empresa es un evento que hay que evitar a toda costa. Son algo más que una alegría empresarial. Con motivo de la Navidad se acentúan, porque es en Diciembre cuando, inexplicablemente, surge la necesidad de organizar cenas por cualquier motivo. Son pequeñas trampas preparadas de las que nunca puede salir nada bueno. La mayoría de las veces, es muy difícil sobrevivir. Y, aunque muchos piensen que puede llegar a ser divertido, es un verdadero error, ya que esto es justamente lo que la empresa quiere que sus empleados lleguen a pensar.

 

Guía de supervivencia a las cenas de empresa

 

 1. La invitación

No puedes declinar la invitación porque si lo haces quedas como un rancio. He aquí la trampa, porque las excusas año tras año tienen que ir renovándose, no puede ser siempre la misma, y llega un momento en el que se te ve el plumero, y el jefe se lo tomará como algo negativo. Existe, también, cierta presión que viene de “no sé sabe dónde ni de quién” para aceptarla. Quizá porque hemos aprendido a quedar siempre bien, o porque siempre hay algún “colega” que nos incita a asistir.

 

 2. El vestuario

Lo más sensato es vestir de tal forma que vayas arreglado, pero informal, siempre acorde al lugar escogido para realizar el evento y, a ser posible, cuanto más discreto vayas mejor. Los escotes, faldas-cinturones en mujeres, y trajes de corbata en los hombres deberían evitarse a toda costa con el fin de impedir descuidos que puedan ser motivo de mofa entre los compañeros durante el resto del año.

 

 3. Dónde  sentarse 

La entrada al restaurante debe suponer una auténtica maratón. Debes agudizar los cinco sentidos y ser lo más ágil y hábil para sentarte con tus más allegados, y con aquellos que creas que vas a tener una conversación que sea de tu agrado. Aléjate de los moscones y de los aburridos.

 

 4. Las conversaciones

Prohibido hablar de trabajo. Esta es la mayor de las trampas de una cena de empresa. Todos interiorizan una teoría que parece obvia, pero aprovechan para que, de un modo informal y entre risas, quede zanjado algún tema pendiente que no se solventó. Huye también de las críticas que se hagan de aquellos compañeros que no han acudido, y las bromas relativas a cualquier ámbito laboral. Todo es tóxico, y si así fuera, exige esas horas como horas de trabajo extra.

 

 5. La bebida


En la medida que puedas, evita beber,
o al menos bebe lo justo para pasar el trance de estar en un sitio en que no desearías estar. Lo justo es: encontrar ese punto exacto que te permita aguantar al típico jefe pesado, sin decir algo de lo que luego te verbatim_cena_navidadarrepientas, y lo justo para aguantar y seguir las bromas sin humor que surgirán a lo largo de la comida. Es complicado pero bebe tanto como los demás, pero nunca más que ellos, o al menos que tu jefe.

 

 6. La cuenta

He aquí la eterna duda de quién pagará el convite. Antes se estiraba que lo pagara la empresa, pero hoy en día, con la crisis, hay muchas posibilidades de que cada cual se pague lo suyo. Y esto deriva o bien en un gasto desmesurado al que te resistes a afrontar, porque habéis ido el mejor de los restaurantes y el mejor menú, o hacer la cena en una hamburguesería, dejando a la empresa a la altura de lo más vulgar. Si aún tenéis la suerte de que los gastos corran a cargo de la empresa, cuidado con lo que pedís. Cuantos menos gastos generéis a la empresa, más en consideración os tendrán.

 

 7. Las tensiones sexuales no resueltas

Las cenas de empresa no es el mejor momento para resolverlo, pero si no puedes aguantar el calentón es recomendable que desaparezcáis sin que nadie se percate. Otra elección trampa es elegir la presa porque, a menos que quieras algo serio, tendrás que ver a la otra persona todos los días en tu horario laboral, lo que es poco recomendable. Elegir al becario es la opción más acertada, joven, turgente y, ya que apenas tiene un salario digno, ni opción a la cesta de navidad, al menos que pille algo, aunque sea cacho.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *