3 razones por las que un reclutador debe cuidar sus redes sociales

3 razones por las que un reclutador debe cuidar sus redes sociales

En más de una ocasión hemos escuchado, sobre todo si estamos en búsqueda activa de trabajo, que debemos cuidar aquello que compartimos en Internet. Muchas empresas acuden a los medios sociales para indagar más, no sólo en los aspectos profesionales de los candidatos, sino también en los personales. Sin embargo, estos no siempre son conscientes de que también el demandante de empleo se informa para quién hace la entrevista a través de las redes sociales y/o Google, y sobre quién será la persona a la que se enfrente (una vez haya sido contactado).

Ya se ha explicado los aspectos generales que un entrevistador laboral debe cuidar, pero para que no se convierta en un cazador cazado, debe conocer las razones por las que debe vigilar su reputación online:

  1. El entrevistador es, en el momento de la entrevista, un reflejo de la empresa: un perfil social atractivo dará mucha más credibilidad y seriedad a la entidad para la que trabaja. Su cuidado es fundamental, más en la actualidad, en los que se tiende a pensar que se hacen entrevistas laborales para justificar el sueldo de los empleados de Recursos Humanos.
  2. Un perfil social descuidado de un reclutador resta credibilidad al transcurso de la entrevista. Hoy más que nunca se exige respeto por ambas partes, independientemente de que una persona con una vida personal muy activa y exuberante, sea un gran profesional. Aquello que se exponga, condicionará al candidato y optará por mantener un trato u otro durante el transcurso de la conversación y a posteriori.
  3. Cualquier detalle es válido para desprestigiar a la empresa si la comunicación externa, entendida como mala gestión al trato personal de los candidatos, sea incorrecta. Las redes sociales son un arma de doble filo. Basta con un pequeño detalle para hacer saltar la llama de un gran incendio y una grave crisis online.

Sí, es cierto que la última palabra la tiene siempre la empresa a la hora de reclutar, y que el candidato siempre tiene las de perder. Sin embargo,  no está demás velar por la reputación de los empleados, y de la propia empresa. La opinión de la gente es fundamental, y forma parte de una buena estrategia de comunicación externa que empieza por el propio departamento de Recursos Humanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *